viernes, 14 de diciembre de 2012

Me da vergüenza ajena publicar esto. QUE LO SEPÁIS.

Hola, soy Tesii... Imagino que ME CONOCERÉIS, estando en MI blog ^^Uu... Pues eso, lo que voy a poner ahora ha sido algo que he querido escribir en mi libretilla de cosas que no me gusta enseñar, y tiene bastante que ver con la entrada anterior (Pero no os engañéis, eh? que no me gusta nadie ni nada *Bad poker face*)
[Otra cosa, el nombre es inventado, es para sustituir el de mi libreta, QUE ES EL SUYO AUTÉNTICO]. Esto puede ser el principio de una gran sección, que lo sepáis
Para mi Martochis, que quería leerlo~:
~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~ ~<3~~ ~<3~
2 de Julio, sobre las 13:30 (El reloj de mi móvil funciona así como AL REVÉS) de la madrugada: Estaba yo tan tranquila y tan contenta en el pecé (Aprovechando que mi hermana Eugi se había ido a dormir con una de sus muchas y poco importantes amigas), quitándome de en medio bastantes notificaciones del tuenti antes de irme a Inglaterra, cuando PARABAM, PARA BAM PAM PAM PAM (Guitarra de principios de Speak of the Devil, mi tono de whatsapp). Un Whatsapp de Jaime (Cierto chico que me agsfdgdfadsgfagsfdgaafsdafs *o*) me deja, como poco, flipada:


[El paint y yo somos los mejores] 
Y yo, CÓMO NO, me pongo una sudadera, me calzo mis Etnies y bajo con todo el sigilo que el amor adolescente permite (Todo esto sin pararme a mirar mis pelos de loka, el pantalón corto arrugado de mi pijama que me tapa menos que las bragas y lo delgadas que parecen mis piernas con las ENORMES zapatillas que me puse). Infinitos (O eso me parecieron) pisos de escaleras después, llego al portal de mi casa con cara de sobada y la capucha puesta (Porque da calorcito), móvil en mano. Y allí estaba, al otro lado del portal, con sudadera, pantalones LARGOS (Que yo me empecé a cagar de frío ya sin salir) , unas zapatillas y la capucha puesta (JOD*DAS NOCHES GALLEGAS DE VERANO).
Yo salgo con mis pintas tope chachis, cierro con cuidadín la puerta y saludo, a falta de algo más acorde que hacer:
- ¿Qué querías? O es importantísimo o serás el orgulloso receptor de mi última colleja en España - espeté, arrepintiéndome al momento: ¡¡¡Estás enamorada de él, te hace bajar al portal de tu casa y tú LE AMENAZAS!!! ¡¿WTF estás haciendo?!  
Él suspiró nervioso, antes de soltar la frase definitiva:
- Hola a ti también...
Hale. Como un jarro de agua fría. Esto estaba empezando MUY requetemal, y una vez asimilada la situación (Bastante surrealista), decidí que no me iba a ir a inglaterra sin declararme.
- Ha-hace frío... - tirité, abrazándole. ¡SEH! ¡Me estaba devolviendo el abrazo!  Y daba calorcito :3 - ¿Qué tenías que decirme?
Él resopló, como siempre hacía ante algo complicado (No le acoso, me fijo en él ~~).
- Venga, di, no habrás venido aquí para suspirar, ¿no?  - le animé.
- Es que... Me da miedo perder esto...
- Te prometo que sea lo que sea el "esto" *FRRRRÍOOO* al que te refieres, no lo vas a perder - sonreí, hundiendo la cabeza donde su hombro y su cuello convergían.
- Pero es que...
- ¡Ahora que me has hecho bajar de casa a este frío infernal, me lo vas a decir! - exclamé, abrazándole con más fuerza *Pero QUÉ FRÍO, madre de Dios >.<*
- ¿Recuerdas a finales del año pasado, el primer maratón de fútbol del cole en el que estuviste? - Comenzó.
- ...Sí - Me acordaba. VAYA si me acordaba, ese día fue cuando mejor me llevé con él en nuesta historia (Que para eso, la historia me la monté yo sola).
- ¿Y te acuerdas de cuando yo me iba, y tú me dijiste que me quedara?
- ...Sí, y que te quedaste con las de segundo - completé con recelo, para evitar sonrojarme: ¡El momento que él decía fue cuando estuvimos solos (2 frases, 10 segundos, pero estuvimos solos :3) Fuera del gimnasio del colegio, EN NOVIEMBRE *BRRRR*.
Pero el tiriteo no me duró nada. Lo aplacó él, apretándome tan fuerte contra su pecho que se me salían los ojos podía oír su corazón latiendo.
- Me acuerdo de que nombraste eso cuanso me echaste la bronca... - continuó - pero no te expliqué por qué lo hice - me aflojó un poco.
- ¿Lo de dejarnos más solas que la una?
- ¡Deja de recriminármelo! - me volvió a aplastar - Verás...
Tragó saliva, y yo tuve un nuevo escalofrío.
- ¿Por qué nos dejaste solas, entonces?
- ¡Porque me enamoré de ti! - exclamó, soltándome. A pesar del *T-T-T-TREMENDO FRÍO*, de su piel morena y de que la capucha le hacía sombra en la cara, vi que miraba al suelo, sonrojado.
- Razón de más para no abandonarnos... - VALE. Yo estaba flipando a más no poder, pero quería una explicación antes de morir congelada.
- ¿No lo entiendes? - casi-gritó él, quitándose la capucha - Me gustabas desde antes, pero aquel día... Entre cómo animaste a todas, cómo me animaste a mí y lo poco que te asusta un balón (Que quieras que no, es importante)... Me gustaste más aún. Y cuando me dijiste que me quedara... Me enamoré. Pensé que yo te gustaba y me puse nervioso, y necesité las 3 horas que no estuve con vosotras para tranquilizarme y mirarte igual que a las demás... Pero lo de Laura Gómez me volvió a hacer dudar... - Nota mental: Por mucho que el chico que te gusta y una compañera de clase se fulminen con la mirada, no se les debe empujar las cabezas mientras se grita ¡¡¡BESO!!!. Puede ser peligroso para tu relación. Me mordí el labio, aquello había estado mal por mi parte (pero las caras que pusieron no tenían precio JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA) - ...Pero después me pediste perdón, y Marry me empezó a hablar más, y tu prima me agregó al tuenti... Y aquí estoy. Me enteré de que te ibas mañana, y...
- ...No quieres que me vaya porque ahí se liga. ¿No? - Completé yo, con una tranquilidad IRRACIONAL *Es que no os imagináis qué MALDITO frío*.
- No quiero que te vayas sin saber lo que te he dicho... Y sin esto.
Me separó de él, me bajó la capucha, me alzó la cara (Me saca media cabeza) y me besó. Jaime González me estaba besando. ¡A mí! ¡¡¡De todas las chicas que tenía locas por él, me estaba besando A MÍ!!!
(Y además fue un beso francés O.O)    
Y empezó a soplar un viento más frío que la temperatura...

Pero yo ya no tenía frío.